○Instituto Narakawa○

○Instituto Narakawa○


 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosNuestros AfiliadosRegistrarseConectarse
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Últimos temas
» Subete || Afiliacion Normal
Vie Ago 03, 2012 4:29 pm por Invitado

» Black Rose Dimension (normal)
Dom Jul 01, 2012 2:33 pm por Invitado

» Reglas del Rol & Foro
Dom Jun 10, 2012 3:50 pm por Tony Stark

» Egao{Mansión encantada}
Vie Abr 13, 2012 6:23 am por Invitado

» Rozen Maiden Rol [RMR]
Miér Feb 29, 2012 6:13 am por Invitado

» Hi
Sáb Ene 21, 2012 5:36 am por Lariat

» PetsAcademy
Mar Ene 10, 2012 4:46 pm por Natsuki Shinomiya

» Dandelion World
Vie Dic 23, 2011 3:22 am por Invitado

» Utopía {¿Cual es tu Creencia? [Rol AmoxMutante/Sirviente]
Sáb Dic 17, 2011 12:20 pm por Invitado

» Tsuki no Noroi
Lun Dic 05, 2011 3:48 pm por Invitado

» Confiesa, confiesaa!
Mar Nov 29, 2011 6:22 pm por Syo Kurusu

» ♫ VocaloidEpiProject♫
Sáb Nov 26, 2011 9:39 pm por Len Kagamine

Temas similares

    Comparte | 
     

     Purificación

    Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
    AutorMensaje
    Invitado
    Invitado
    avatar


    MensajeTema: Purificación    Lun Dic 20, 2010 2:31 pm

    Emm...es el primero que hago xD aver que tal quedó.
    Aviso que no es romántico .-. es...bastante fuerte e involucra a la Iglesia en un sentido oscuro, no es que le esté diciendo indirectas a la iglesia ni nada, especifico xD

    Purificación:

    La luz se filtraba por la ventana...más no daba al rostro del pequeño Daniel, a quién cariñosamente mami le llamaba Danny...claro, antes de que esta se volviese una manzana podrida, y el pequeño, el árbol que tenía que cargar con ella.

    No le dolía tener que soportar los tratos de mamá desde que papá, un borracho cuyo entretenimiento y oficio era la droga, la bebida y prostitutas sin parar, y que su definición de ''hombre'' era un sujeto con un gran miembro para lastimar severamente a su mujer mientras la violaba frente a los hijos, y luego golpearla despidadamente, y de remate, también dar una golpliza al hijo, para que aprendiese a ser un macho, a soportar todo y más que nada; a pelear.

    Si, papá quería que su hijo aprendiese a pelear y a ser un verdadero hombre, para que los bravucones de su colegio, un instituto donde enseñaban la palabra de Dios, no lo molestaran más, bien sabían sus padres, que los cinco bruvucones; Rudy, Rubén, Mario, José y Josué, se la vivían haciéndole la vida imposible al pequeño niño, claro...los bravucones eran altos de hombros anchos y cuerpo bastante bien cuidado y tratado, con fuerza, sus rostros eran bastante reflejantes de egolatrismo, y eso a Danny, le molestaba, pero más que molestarle, le hacía sentir lástima a estos, ¿qué no tenían una madre amorosa como lo era la suya?...quizás no.

    Danny a comparación era un niño enclenque, pequeño, delgado y sin fuerza alguna, siempre vestía de colores vivos por obra de su amada madre que le tejía la ropa y cuidaba de maravilla, como si un muñequito de porcelana fuese el pequeño. Claro, todo eso era antes de que papá en uno de sus ''viajes de trabajo'' fuese asesinado, había pasado una semana desde que papá se fue a trabajar, y mamá no lo reportó, se digno solo a hacerlo al pasar las dos semanas, pues el dinero comenzaba a faltar en casa. En ese momento fue que descubrieron el cuerpo de papi, en una cama de un hotel de paso, cubierto por una sábana que supuestamente era blanca pero en su caso era carmín, papi estaba tapado del frió seguramente, pues la herida que tenía en el estómago, grande, como tal cual res que abren para quitarle las víceras, seguro que tendría frió con tal exposición de carne.

    El funeral fue solo entre mami y el pequeño Daniel, mamá se inclinaba y abrazaba a su hijo protectoramente, mientras deslizaba lágrimas de dolor, silenciosas, Danny estaba más concentrado en la ropa negra...claro, le quedaba bien, un niño blanco, con gestos finos y delicados, cuerpo delgado y muy cuidado igual que su piel, rubios cabellos que caían andróginamente por su rostro dándole una pinta divina, unos grandes ojos azules, y un gesto ingenuo, el negro quedaba de maravilla; no era que no le doliese que papi estuviese tan profundamente dormido, no, solo que en ese momento, en el momento que vio el pálido rostro de papá, recordó la última vez que este le había dirigido palabra, antes de azotar la puerta y salir a su trabajo ''no eres más que un simple maricón'' dijo el....claro..¿y con ese recuerdo podría sentir algo de dolor por su difunto padre?.

    Las vacaciones habían sido largas...y un infierno para Daniel, su mami ya no era dulce, ya no le tejía suéteres...decía que era un gasto innescesario de dinero...que para algo tenía cobijas, si tenía frió, que se envolviese en las sábanas como momia, la comida...si antes le podían llegar a dar una porción extra del delicioso espagguetti de mami, ahora no le daban ni la mitad de una porción normal. Si antes mami había dicho que le cambiaría del colegio...por causa de esos bravucones...ahora decía que era la única escuela donde tenía el lugar asegurado, y que aprendiese a pelear, que se volviese un macho y no un niño inútil que no pudiese defenderse de sus agresores...

    Era como si el alma de papá hubiese poseído a mami.

    Dolor y sufrimiento, se los callaba Danny. Llegó el buss para ir al colegio divino y cristiano que tanto odiaba el...subió, elconductor como siempre había hecho, aceleró apenas iba subiéndo y provocó que el pequeño cuerpecito de Danny azotase al suelo vilmente, suerte que la mochila estaba con cosas y un suéter de mamá, no por frió, sino por que ya sabía que le recibirían de esa manera, y para sufrir menos daños, se protegía así. Se levantó y sacudía el pantalón negro que usaba así como la camisa de manga larga y chaleco, curiosamente todo oscuro...Se subió ya bien, el conductor ya había dado su recibimiento...lo raro era que solo a el lo recibía así. Danny se sentó en su asiento de siempre, en el asiento primero del lado izquierdo junto a la ventana. Y ahí estaban, atrás dos parados como idiotas observando la televisión, enfrente los otros tres, Rudy, el líder, en medio por supuesto, observaba como iba el pequeño Danny...una risa, una más, y en cadena antes de escuchar esa voz maldita que tanto repudía.

    -La nena viene de negro ¿qué andas de luto mujer? si aún no me muero...-

    Por supuesto, el imbécil no sabía diferenciar a un niño de una niña a menos que le viese la entrepierna como si fuese uno un perro...aunque claro, el hecho que Daniel era un tanto...afeminado en cuestión a sus rasgos... aludía a que podrían confundirlo muy seguido con mujer, recordó con ello ese día, cuando papá le comentó que cuando nació, pensó que era una vieja por el hecho que lo veía como una, y de paso, para rematar al pobre, el hecho de decir también que cuando lo vio cuando bebé, no tenía un pene que mostrar prácticamente, apoyaba más a que era una hija y no un hijo.

    Miró a donde estaba el Rudy, con cierto temor reflejado en esos grandes ojos azules.

    -Ya Rudy...es el primer día..-

    -¿Y qué con eso, nena?..-

    Y un golpe a su cabeza por atrás, los dos idiotas que estaban en el respaldo del asiento de Danny le habían acertado un par de golpes...primero uno y luego el otro.

    Y el conductor bien gracias, solo miraba por el espejo y sonreía, riéndo por dentro....se vería mal un profesional riéndose de un pobre niño...¿verdad?. ¿y qué tan mal se ve un ''profesional'' viendo abuso y no haciendo nada respecto a ello?....Sin duda la moral no existía ahí.

    El edificio del colegio, lo que más odiaba, los padres, eran los profesores, supuestos ciervos de Dios que profeticaban su palabra y lo que ellos hacían era por mando Divino del Señor y no por ese maldito alberdío que tenían los hombres...entonces ¿los padres no eran hombres?...si no tenían albedrío, ya que acutaban a conforme lo que Dios les decía que hicieran...¿qué eran?...cada que sacaba a relucir esa duda recibía azotes de los padres, aludiendo estos que el niño había insultado a Dios y que el mismo Dios dijo ''azotadle para que parenda a respetarme; quitarle la pureza a sarta de golpes''...sin duda...si eso es Dios...seguro que Satán era mejor.

    Pero no podía mencionar al Diablo, por que ahí, lo ahorcan.

    La clase daba comienzo, y el salón ahora era uno muy especial, no era un salón con ventanas ni en la superficie, el grupo había sido el peor de todos el año pasado y ahora como castigo tendrían que estudiar en el infierno, bajo tierra. El cuarto no era más que un sótano húmedo, oscuro y frió, con tuberías amarillentas de gas y agua por los techos formando un laberinto para entretenerse mirándolo ratos mientras el profesor, el padre, llegaba. Los niños hacían su alboroto, pero Danny no, el estaba mirando fijamente la pintura que estaba...un ángel...de ..¿alas negras?...¿por qué dibujar un ser caído en ese lugar?...quizás por que ese sitio era para los malcriados, para biencriarlos; si se le puede llamar así. La pintura más que ofrecer perdón a los que le mirasen, era una mirada rencorosa, como odio, ironía, lujuría...si, lujuría más que nada sin duda alguna, las alas se expandían completamente y el ángel que vestía de negro, como Danny también hacía, portaba una espada de filo plata cubierto de sangre de un diablo, un monstruo. Elevándo el arma en son de victoria, como si la justicia hubiese derrotado al mal, pero...el diablo...por alguna razón ...era muy...se parecía demasiado...sin duda alguna...

    -El es...-

    -¡Avern engendros del infierno,el que no se siente en los siguientes tres segundos recibirá una caricia de mi señora ''Santa''!...-

    Silencio, los pensamientos de Danny se vieron interrumpidos por el padre...padre Frederick, un golpe en su mano, se había dado con la regla de madera gruesa de un metro que tenía...no mostraba que le hubiese dolido pese a que el sonido del golpe hasta eco tenía...¿eran de metal sus manos o qué?...se preguntaba Danny curioso, su gesto lo revelaba.

    El padre Frederick observó a los chicos, alto, delgado pero de fuerza notable, se notaba por la túnica que traía, ajustada de los hombros gruesos y anchos que tenía, y floja de lo demás, cabellos negros con una que otra cana...y ojos castaños, un gesto severo tenía al hombre controlado siempre, entró, cada pazo de su zuela resonó en la habitación, los niños, ahora si todos, incluso los bravucones de Danny, estaban quietos y sin decir ni una sola palabra, incluso regulaban su respiración para que no se escuchase esta ...si, la entrada del padre había sido más la de un monstruo que la de un ciervo de Dios. Espantados, los niños miraban a la ''Santa'' del maestro, esa regla, y el profesor con una sonrisa victoriosa, se presentó.

    -Soy el padre Frederick D' Romanía...pero ninguno de ustedes tiene derecho a llamarme por el nombre, siempre me dirán ''Padre'' o maestro, cualquiera de los dos, aquel que me hable con confiancitas...le quitaré esa confianza a base de reglazos ...¿entendido?...-

    Y los niños ni siquiera hablaban, solo miraban impactados y temerosos, asintiéndo las palabras del maestro.

    -Ustedes son los poseidos por el diablo...el diablo esta en este grupo y por ello es que son los más mal portados del instituto, como padre, como ser Divino que soy, encontraré al Diablo entre ustedes y lo aniquilaré....ahora, todos, se me levantan en este momento y se forman...-

    Los niños hicieron caso, por miedo a la Santa del maestro...

    El profesor comenzó con sus inspecciones para averiguar quien era el monstruo aquel supuesto entre los niños, Danny iba hasta la mitad de la fila....tras Rudy quien no dudaba en darle uno que otro zape, como deseándo que Daniel se quejase y así meterlo en problemas fuertes con el profesor, pero no funcionaba, Danny estaba ya acostumbrado a ese trato, así que llorar...no servía, ni quejarse. El maestro verificaba a cada niño...revisaba sus rostros...todos engendrós según el, cada niño que pasaba y veía, en su mente se decía que no eran más que fenómenos mal hechos por unos padres pecadores que no sabían que era el verdadero amor...claro, sus patrañas religiosas y demás, llegó con Daniel...Tomó el rostro del niño, notó la suavidad de su piel, el tono blanco, la fina dermis del chico lo hizo apenas ensanchar una sonrisa cínica, como si hubiese enocntrado al demonio...¡Pero que ciego estaba! si el pequeño Danny parecía un ángel caído de los cielos por error, los únicos demonios ahí eran los demás niños, que odiaban a Daniel por ser tan perfecto. Inteligente, hermoso y seguramente en un futuro exitoso, y los demás, feos, con mujeres que seguro solo querrán su dinero, con un trabajo donde no ganarían lo suficiente para poder pagarse el sexo de la calle, al no poder tener una mujer para ellos y no poder forjarse una familia....Daniel no era así, el seguro sería un abogado o un predilecto reconocido, una persona de sociedad exitosa, con su inteligencia y su físico, el podría hacer cualquier cosa, pero no sabía aún eso..el pequeño Danny se tomaba como un error de la naturaleza...error, si, error pensar que lo era, por que no era así. El padre verifico sus ojos azules, notó ese brillo de vida, pese a los tratos, Daniel sabía que tenía una vida, y lo mostraba su mirada, las manos de Frederick pasaron por los hombros del chico, sintiéndo lo finos que eran, sus brazos...delgados a comparación de Frederick que sería un vil mastodonte a un lado del pequeño niño, pasó a su cintura...y luego muslos, Danny sentía un escalofrió cada que le tocaba el padre....sentía que algo no iba bien, aunque era un niño inocente todavía, sabía distinguir cuando algo iba mal...y esa situación no era para nada algo normal.

    -Larguénse todos, menos tu...-

    Se levantó el padre y tomó los hombros de Danny, burlas de los demás chicos y seguro entre esas burlas insultos, pues a lo que los demás entendieron Daniel era el Demonio del que el Padre había hablado anteriormente, los niños se fueron, y el maestro fue a la puerta, cerrándola con llave...se giró para mirar a Daniel fijamente, mientras retomó paso hacía este, y nuevamente lo tomaba por los hombros con una mano, de las prendas, con cierta fuerza anormal, Daniel sentía helarse su sangre, tenía miedo, y nervios...¿qué pasaba con el padre?...

    -Demonio infernal...el demonio reside en ti, niño...y yo, como ciervo de Dios, te ayudaré...-

    -Pero...-

    Y ni siquiera terminó de hablar, una bofetada lo calló, y de paso lo tumbó al suelo, las prendas negras se habían desgarrado pues el hombre no lo soltó cuando hizo tal acto bárbaro, el cuerpecillo de Danny calló al piso, y su mano inmediatamente fue a su mejilla, cual estaba roja, en una clara marca de que le habían golpeado, el padre simplemente se acercaba más mientras Daniel, sin entender, quedaba estático y con miedo, con un gesto de impresión notable, jamás lo habían tocado de esa forma...en el colegio, los profesores siempre lo trataban bien por ser el buen alumno, pero ahora...hasta un maestro lo lastimaba...

    -Demonio maldito....te eliminaré de ese cuerpo y purificaré el mismo...-

    Y sin más, ni siquiera avisar al pobre niño que estaba aterrorizado, vinieron las olas de reglazos, en rostro, cuerop, pese a la ropa que tenía usando seguro que marcas quedarían en esa blanca piel, los gritos del niño no se escuchaban, un sótano con muro reforzado...además el escándolo de los niños afuera no dejaba que nadie escuchase las súplicas de ayuda de Daniel, el maestro gozaba...parecía que gozaba ''matando demonios'' o en el idioma humano....maltratando a los niños. La regla golpeaba la blanca piel dejando una clara roja marca de que estuvo ahí, ahora si parecía demonio con piel roja el pobre Daniel, sus ojos no permitieron que no llorase, si lo hizo, de dolor, su aguda voz se gastaba con los gritos de auxilio, pero bien eran opacados por la risa del Padre, ¿quién era el Demonio ahí?...Frederick no dudo en tomar por los cabellos al pobre Daniel que ya estaba golpeado y dolido, su cuerpo temblaba en espasmos dolorosos que demostraban no solo dolor, sino miedo, estaba ahora si no simplemente asustado, sino aterrorizado con los actos que había ejercido el mayor en el. Era sujeto por el cabello y el padre lo obligaba a observarlo, y por supuesto, el padre, con una mirada lujuriosa y demoniaca, observaba la mirada llorosa y asustada, aterrorizada, del pobre Danny.

    -Y ahora...purificaré tu cuerpo...-

    Traduciendo al idioma original sería que el Padre iba a pecar...Puso el rostro de Daniel contra el suelo haciéndolo quedarse en rodillas, su pecho tenía contacto con el piso y sus caderas estaban elevadas, el maestro abusando de su estatura se colo0caba tras el sin ni siquiera darle un respiro, el llanto de Danny ya era algo olímpico, no paraba, y no dejaba de suplicar, y las risas del padre no paraban de opacar sus súplicas. Dejó su Santa en el suelo a un lado, esperando no nescesitarla a menos que desease exhitarse más, por que a medida que iba dándole reglazos al cuerpecillo del niño, iba sintiéndo emoción, así como un bulto crecer entre sus piernas, oculto bajo las prendasuna erección era lo que había obtenido del maltrato dado a Daniel, y ahora usaría esa erección. Bajo los pantalones y prendas íntimas del niño, cosa que hizo gemir placentino al maestro mientras el niño, estremecía en pánico ahora, le dolía mucho el cuerpo como para poder moverse e intentar safarse, le dolía demasiado, y sus manos intentaban más safarse del agarre a sus dorados cabellos que otra cosa, las lágrimas comenzaban a formar un charco de agua bajo su mentón en el piso, tenía los ojos cerrados, pues al frente, en el muro, estaba esa pintura del ángel....si era un ángel de Dios ¿por qué no salía del cuadro a ayudarlo?...¿qué acaso el ángel estaba de acuerdo con el Padre de ese trato?....Un quejido audible y doloroso, eso fue lo siguiente que pudo expresar Danny al sentir como la mano del maestro le había tomado por sorpresa, el Padre, el ciervo aquel...(pero ciervo en brama al parecer) le había adentrado el dedo medio de la mano a fondo y de lleno, removiéndolo, cosa que le arrancaba gemidos de piedad, de dolor, de súplica por que se detuviese, pero no se detenía. Daniel sería un niño inocente, si, pero no era un estúpido...sabía que eso no era más que un acto sexual, que según Dios solo debe darse con la persona a la que amas....¿qué lo amaba tanto Dios como para hacerle eso mediante uno de sus criados?...en ese momento hubiese deseado en verdad ser el Diablo y poder defenderse de las garras de ese Padre, que aunque fuese un enviado de Dios, era un mortal. Pero no, el era igual un simple humano cuyo aspecto tan angelical causaba los celos de los humanos hacía el...era injusto que lo tratasen así ¡el no había pedido ser como era! ¡jamás pidió inteligencia! ¡ni ese cuerpo! y aún así.... Las lágrimas no paraban, el dolor era bastante, ni siquiera se lubricaba debidamente, el otro lo hacía todo en seco... la voz del maldito aquel, que ya no era un Padre, almenos para Daniel no lo era ya, se escuchó.

    -Mi cuerpo es Dios, soy su enviado, mi cuerpo es puro y purificará al tuyo...te purificaré con la semilla de Dios...-

    Si como no, Daniel no era imbécil...entendía perfectamente que el otro hacía abuso de su autoridad para salirse con la suya...tenía miedo de decirle algo, además, el dolor no lo dejaba hablar ciertamente. Un segundo dedo, más movimientos dentro de el y más dolor, más quejidos, la sonrisa lujuriosa de Frederick quien se exhitaba más y más.

    -Si te mueves...te irá peor, Demonio...-

    Que ya dejase de enmascarar su acto....eso era vilmente cobarde ¿o no?...soltó la cabellera del rubio y fue a su propia entrepierna donde desabrochó pantalón tras abrirse la túnica de sacerdote que tenía...bajó su pantalón y expuso su erección propia, inchado, miembro inchado y palpitante, rojizo de la glande, una completa exhitación para el hombre la visión de un joven ángel ahí solo para el. Tomó su propio miembro y se comenzó a masturbar sin más, sin vergüenza alguna...esos gemidos, no le indicaban nada bueno a Daniel...tenía miedo y su llanto si antes era olímpico, ahora sería inolvidable. El Mayor estaba completamente listo, líquido pre-seminal emanaba de la punta de su pene dispuesta a lubricarlo, y la mano del Padre lo hacía, distribuía aquel líquido cristalino por el miembro, por su falo, humedeciéndolo..o mejor dicho dejándolo viscoso, por que húmedo no estaba, sería más doloroso para Daniel sin duda alguina, quien intentaba moverse pero los movimientos de los dedos del Padre le impedían hacerlo, además, sus piernas estaban paralizadas del miedo por la amenaza que había dicho el otro. ¿qué podía hacer? llorar y rogar no servía, lo supo desde el comiento...¿dejarse someter? ya lo habían golpeado, y si no hacía caso le seguirían golpeando....aunque...eso ya quedó descartado cuando Frederick sacaba sus dedos del cuerpo del chico, volteándolo con rudeza y golpeándo su espalda contra el suelo, tomando su Santa propinándole un par de bolpes más al cuerpo aquel mientras su otra mano se masturbaba placentero y cómodo, quitó la prenda superior del chico, la arrancó con fuerza, lastimando con la misma tela de la prenda al ya de por si mal trecho cuerpo de Danny quien aumentaba el llanto y los ahora gritos que soltaba. El padre, exhitado completamente, tomo las piernas delgadas y temblorosas de Daniel y las ubico a sus costados, estando el ahora entre las piernecillas aquellas, no dudo, ni siquiera parecía arrepentirse de lo que hacía, más bien pareciera disfrutarlo, su glande rojiza e inflamada por la exhitación del enfermo aquel, entró de golpe y con fuerza, sentía ahora si la humedad dentro del niño, pero no era de que Danny estuviese exhitado, sino la sangre que el Padre le había hecho perder al penetrarlo de tal manera bestial, hiriéndolo internamente, hilos de sangre por sus piernas, tocando el suelo, un grito desgarrador, se gastó su garganta en el, no podía hablar ya, apenas duras gemía de dolor, aterrorizado, sus ojos no paraban de derramar las lágrimas, observando al mayor, esa sonrisa....esos ojos...¿estaba alucinando o veía los ojos antes castaños del Padre ahora rojos?...cerró con fuerza sus párpados, quería evitar esa visión de su agresor...es más, quería morirse en ese mismo momento para ya no sentír nada...Frederick ni siquiera le daba tregüa, tomaba sus pezones con ambas manos y los apretaba con fuerza, lastimando más que provocando placer al niño quien nuevamente, gritaba, pero se desgarraba más y más la garganta con cada expresión de dolor que soltaba, era horrible...se supone que Dios los enviaba a los Padres para cuidarles...no para hacer eso...¿Dios ahora también lo odiaba acaso?...el amor duele....¡Pues que me odien! ¡que duela menos la maldita existencia que tenía!...rogaba, a Dios, si es que en realidad existía y tenía piedad....parar.

    Pero su violador no era Dios...sino Frederick D' Romanía.

    Las estocadas que daba el padre a su cuerpo, parecía que más que simplemente tener un acto coital con el niño deseaba empalarle. Los sollozos y gemidos dolorosos no paraban de emanarse, su cuerpo sudaba, pero no era por exhitación, sino cansancio...le dolía, sentía frió realmente...si tan solo tuviese ese suéter que mami le tejió aquella noche de nevada...dándole un beso en la frente tras ponérselo, pero no...estaba seguro que si su madre estuviese ahí, más que ayudarle, le llamaría inútil por no poder defenderse. Papá...el ni para que recordarlo, sería lo mismo, le insultaría mientras veía como la inocencia de su hijo era arrebatada....la visión era borrosa...no lograba distinguir las cosas bien que se diga, como si estuviese quedándose ciego, el marco de su visión ya era oscuro, y se agrandaba esa oscuridad. El otro disfrutaba ye l simplemente, comenzaba a dejar de escuchar...el brillo de los ojos...se mantenía, pero no se sabía que era por las lágrimas que seguían en su rostro, el padre entraba y salía, y en cada salía veía su miembro cubierto por un manto de líquido rojizo, la sangre, y en las salidas la sangre salía más abundante de su cuerpo...cual palidecía más y más con cada segundo que pasaba.... El padre ni siquiera notaba que el pecho del niño ya no subía agitadamente como antes, sino más lento...como si la respiración le fuese difícil....el padre, Frederick estaba bien concentrado en correrse dentro del pobre Danny que ni siquiera se percato del último gemido de aliento dolido que dio el chico, en ese momento, cuando Daniel murió, el padre derramó su semilla supuestamente purificadora dentro de el.

    Había purificado un cuerpo...a cambio de una vida.
    Volver arriba Ir abajo
     
    Purificación
    Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
    Página 1 de 1.
     Temas similares
    -
    » Purificación de almas impuras [Rol Grupal]

    Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
    ○Instituto Narakawa○ :: Off Topic :: Fanfics-
    Cambiar a: